Al menos las dos próximas ediciones de los Juegos Olimpicos de Invierno se disputarán en Asia. Los saltadores que ganen medallas en PyeongChang tendrán que defenderlas en Pekín 2022. China ya piensa en esos Juegos y recientemente ha anunciado una estrategia de futuro para su equipo de saltos de esquí.

Según informa Norsk Rikskringkasting (NRK), la federación noruega (Norges Skiforbund) ha firmado un acuerdo con la de China para que los nórdicos formen a un grupo de jóvenes chinos en el arte de saltos de esquí.

Los representantes de Norges Skiforbund viajaron hasta Asia, donde eligieron a 10 candidatos; en su opinión, los mejores para aspirar al éxito. Según publica el diario Dagbladet, la federación noruega percibirá unos cuatro millones de coronas noruegas al año. A cambio, ha de formar un grupo de buenos saltadores que pueda codearse con los equipos más fuertes del mundo a corto plazo.

El primer encuentro tendrá lugar el 15 de noviembre en la ciudad de Trysil, en la región de Hendmark, que dispone del complejo de trampolines "Innbygda" para los menores, donde se entrenarán las futuras estrellas chinas. Estos trampolines tienen un punto de construcción de 6,13, 27 y 37,5 metros. Antes de que esos chicos de entre 13 y 17 años se sienten en el banco de salida tendrán que pasar por un entrenamiento básico. Los chinos vivirán en Noruega con un intérprete que los ayudará a integrarse en las condiciones noruegas y su cultura.

"Puede parecer una locura, pero con posibilidades de éxito", comenta Clas Brede Braathen, director de la Federación noruega de esquí. "Va ser difícil, pero no habríamos aceptado este acuerdo si no hubiéramos creído en su realización. En cuanto a los hombres no va a ser nada fácil, pero si hablamos de mujeres podemos hacer mucho a corto plazo. Lo más importante es que el grupo trabaje con alegría".

Por ejemplo, el explusmarquista mundial Anders Fannemel realizó sus primeros saltos cuando tenía 13 años. Con 18, en su debut en Copa del Mundo, logró la décima posición. La teoría de Braathen sobre la introducción más rápida de las mujeres a los saltos de esquí se basa en el hecho de que Sara Takanashi, Katharina Althaus o Sarah Hendrickson se convirtieron en grandes saltadoras con apenas 15-16 años.

"Es magnífico que podamos entablar nuevos contactos y perfeccionar a este grupo tan interesante de deportistas", añade Arnfinn Kalfoss, entrenador de club Trysilgutten IL.

¿Cómo es la situación actual de los saltos de esquí en China? El equipo femenino se lleva la palma, como puede comprobarse en las actuaciones de Xinyue Chang y Xueyao Li (las dos nacidas en 1994) que este verano han ganado puntos en el Grand Prix, y que en invierno participaron en el Mundial de Lahti, donde también parriciparon Tong Ma (1994) y Qi Liu (1996). Esta última, en 2013, ocupó la séptima plaza en la Copa del Mundo en Trondheim.

En cuanto a los hombres, la historia es otra bien distinta. Entre 2004 y 2010, Yang Li (1980) y Zhandong Tian (1983) participaron en varias competiciones de Copa del Mundo. El mejor concurso para los dos fue la primera competición en Sapporo de la campaña 2005-06, donde ocuparon respectivamente los puestos 37 y 43. En 2005 Tian acabó 44º en el Mundial de Oberstdorf. Un año después, Li igualó su resultado en los Juegos Olímpicos de Turín. Dos semanas antes había subido al podio en la Copa Continental de Braunlage, algo que no ha vuelto a repetir ninguno de sus compatriotas.

Cabe destacar que los chinos presentaron equipo en el Campeonato del Mundo de Oberstdorf y en los JJOO de Turín. En ambos casos quedaron en los últimos puestos. Si bien en 2005 superaron a los bielorrusos en el trampolín grande, y a los italianos en el pequeño (gracias a la descalificación de Colloredo), en Turín cerraron la clasificación.
Pero Tian y Yang no han abandonado este deporte. Ambos, junto a Jianping Sun (1988), Zhe Chen (1993) y Chao Li (1988) representaron a su país en los Juegos Asiaticos de Sapporo en 2017.

La estrategia propuesta es similar a la que pudimos observar antes de los Juegos Olímpicos de Verano en 2008. Gracias a los fondos dedicados a las disciplinas menos populares en China, los anfitriones terminaron por encabezar el medallero con un centenar de preseas, entre las cuales 51 fueron de oro.

Pekín es la primera ciudad en toda la historia que tendrá la posibilidad de organizar la edición de verano (2008) y de invierno (2022). La apertura tendrá lugar el 4 de febrero y el fuego olímpico se apagará 16 días después. Los trampolines estarán en Zhangjiakou, una ciudad situada a 120 kilómetros de capital. El Centro Nórdico Kuyangshu se construirá en la provincia de Hebei, y los organizadores aseguran que los trampolines podrán verse desde la Gran Muralla China.

 

Comparte este artículo

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn