Actualidad

La campeona de la primera edición de la Copa del Mundo femenina ha decidido poner fin a su carrera deportiva a los 26 años. Era una decisión que se esperaba hace tiempo.

Sarah Hendrickson hizo historia en la 2011-12 al ser la primera saltadora que levantaba un Globo de Cristal. En aquella primera temporada del circuito femenino, la deportista de Salt Lake City ganó nueve de las trece competiciones del calendario, incluida la primera de todas, la disputada en la histórica sede de Lillehammer. En la temporada siguiente sumó otras cuatro victorias más, para un total de 13 en su carrera, no habiendo subido a lo más alto de un podio en la Copa del Mundo desde el 17 de Marzo de 2013, en Oslo.

"Mi carrera deportiva en los saltos de esquí ha sido, sin duda, un sueño hecho realidad. Siempre amaré esta disciplina, a todo lo que le rodea y a todas la personas que participan en ella", comenzaba la estadounidense su mensaje de despedida en las redes sociales.

En 2013, Hendrickson se convirtió en campeona del mundo. En la competición individual en el trampolín pequeño de Predazzo derrotó a la japonesa Sara Takanashi por apenas tres puntos. En el verano de ese mismo año, la carrera de la estadounidense sufrió un serio revés al producirse una grave lesión en la rodilla derecha de Hendrickson mientras entrenaba en el trampolín Schattenberg de Oberstdorf. 

"En mi despedida como atleta, la mayor prioridad de mi vida es mi compromiso para mejorar el deporte. Nunca estaré muy lejos de la familia de los saltos de esquí porque aún me siento muy cerca de ella", escribe la estadounidense, que ha luchado por los derechos de las mujeres en este deporte durante años y que representó a las saltadoras en el comité de deportistas de la Federación Internacional de Esquí (FIS).

En 2014 participó en el debut olímpico de las mujeres en los Juegos de Sochi, y cuatro años después también compitió en los de PyeongChang. No consiguió grandes resultados en ambas competiciones, a las que llegó con muchos problemas físicos, incluida una nueva lesión en la rodilla derecha.

Su camino en la Copa del Mundo, donde subió al podio en 25 ocasiones, terminó el 25 de marzo de 2018 en Oberstdorf. Hendrickson hizo su última aparición internacional en el verano de 2019, en una prueba de la Copa Continental en Stams.

"Mi éxito se lo debo a mi comunidad, mis patrocinadores, mis seguidores, amigos y familiares. Gracias a toda esa gente increíble que lo hizo posible", concluye Hendrickson.

Gracias por todo, y hasta siempre.