En una reñida competición, la saltadora noruega se corona como la primera campeona del mundo del trampolín grande de la historia. La composición del último podio femenino del Mundial se pareció mucho al primero.

Lundby ya lo tiene casi todo en sus vitrinas. Campeona olímpica, triple ganadora de la Copa del Mundo, dos veces ganadora del Raw Air, campeona del mundo del trampolín pequeño, y, ahora también, del grande en el primer concurso mundialista para las mujeres.

En una emocionante segunda manga en Oberstdorf, la noruega se impuso con saltos en 128 y 130,5 metros y un total de 296,6 puntos, superando en 8,7 puntos a la japonesa Sara Takanashi (126 y 134 m; 287,9 puntos), y en 9,5 a la eslovena Nika Kriznar (126 y 129 metros; 287,1 puntos), para sumar su tercera medalla de este Mundial.

Para Lundby, pero sobre todo para el equipo noruego, era el final feliz a un día complicado, que se había iniciado con la mala noticia del positivo en coronavirus de Halvor Egner Granerud, y que había sembrado de dudas la posible presencia de las noruegas en esta última competición. Por suerte, las pertinentes pruebas dieron todas negativas entre las saltadoras que dirige Christian Meyer.

Tampoco hubo medalla esta vez para Marita Kramer. La austriaca, que había sido tercera en la primera serie con un vuelo de 126,5 metros, volvió a fallar en su intento de subir al podio, quedándose esta vez en 127,5 metros para terminar como cuarta en discordia.

A pesar de todo, el equipo austriaco ofreció el mejor resultado colectivo, con Chiara Hoelzl y Daniela Iraschko-Stolz también entre las diez primeras.

La también eslovena Ema Klinec, fue sexta tras firmar el mejor salto del día en la segunda manga con 139,5 metros, por delante de Irina Avvakumova, que logró el mejor resultado individual las rusas en un Campeonato del Mundo.

Para Alemania, la mejor fue Juliane Seyfarth en la décima plaza.

Resultados Mundial Oberstdorf