Actualidad

La Copa del Mundo que se disputará este viernes en Ramsau será el primer evento de un nuevo torneo femenino de saltos: el "Alpenkrone", la Corona de los Alpes, auspiciado por la federación austriaca y con una interesante dotación económica para empezar.

Tras el mazazo que supuso la cancelación de las competiciones en Japón (Sapporo y Zao) por la pandemia, la federación austriaca de esquí (OSV) ha sorprendido al anunciar que la competición que se disputará este viernes 17 de Diciembre en Ramsau am Dachstein marcará el comienzo de un nuevo certamen dentro de la Copa del Mundo. Se llamará "Alpenkrone" e incluirá también las dos competiciones individuales que tendrán lugar en Hinzenbach los próximos 26 y 27 de Febrero de 2022.

"Se trata de una iniciativa de la OSV y de sus socios para buscar un mayor desarrollo de los saltos de esquí femeninos", explicaba en un comunicado de prensa la propia federación.

En este sentido, la líder de la Copa del Mundo, la también austriaca Marita Kramer, parecía entusiasmada con el nuevo torneo: "Sin duda, creo que el nuevo 'Alpenkrone' es una iniciativa magnífica". Asimismo, el entrenador austriaco, Harald Rodlauer, se mostraba de acuerdo con Kramer. "Los saltos de esquí femeninos se están haciendo cada vez más atractivos y esto es un merecido reconocimiento a los éxitos que están consiguiendo estas deportistas. Los saltos pueden seguir desarrollándose y creciendo, y eso es genial".

El sistema para determinar la ganador final general del torneo es muy simple: los puntos de Copa del Mundo logrados en las tres competiciones individuales en Ramsau y Hinzenbach se sumarán para obtener la Clasificación General. La saltadora con más puntos de Copa del Mundo será la ganadora absoluta y recibirá 10.000 euros.

Los objetivos del evento también están claramente definidos: "El 'Alpenkrone' debe convertirse en un certamen fijo dentro del calendario de la Copa del Mundo, que en los próximos años buscará seguir mejorando", según la federación.

 

Cuatro torneos femeninos

Así pues, en este invierno olímpico 2021-22 habrá por primera vez cuatro torneos para las saltadoras: además del “Alpenkrone”, en apenas dos semanas se disputará el recién creado “Torneo de Nochevieja” en Ljubno ob Savinji (Eslovenia). Este certamen, que tendrá lugar el 30 de Diciembre y el 1 de Enero, será la primera experiencia piloto para la posible gestación de un Cuatro Trampolines femenino. En las dos competiciones de Nochevieja y Año Nuevo se utilizará por primera vez en la historia de los salto femeninos el formato de eliminatorias directas en la primera manga, para la que se clasificarán 50 saltadoras en lugar de las 40 habituales.

Además, el “Raw Air” volverá a disputarse esta temporada tras su cancelación el año pasado por la pandemia. Este año constará de una única competición en Lillehammer y dos en Oslo, ya que aún no han finalizado las obras de renovación del trampolín de Trondheim con vistas al Mundial de 2025. En Oslo también se disputará la segunda competición de equipos mixtos de la temporada (tras la de Willingen). En  un principio se pensó en  considerarla puntuable para la clasificación del "Raw Air", aunque finalmente la idea se descartó porque no parecía muy justa en términos deportivos.

Y, como siempre, al final de la temporada se celebrará el torneo "Blue Bird" en Rusia, con dos competiciones en el trampolín pequeño de Nizhny Tagil y otras dos en el grande de Chaikovsky. Sin embargo, probablemente esta será la última edición del "Blue Bird" en su formato conocido hasta ahora. De hecho, la FIS no lo ha incluido en sus borradores de calendario para la temporada 2022-23.

Fuente: FIS / OSV / skispringen.com