Finalmente el saltador checo no podrá esquivar por más tiempo el quirófano y se perderá el resto de la temporada, incluido el Campeonato del Mundo de Oberstdorf. Las caídas que sufrió en verano han terminado por arruinar todos sus planes para este año.

Aunque ha intentado evitar la cirugía durante los últimos meses, al final Roman Koudelka no podrá disputar en Oberstdorf su octavo Mundial consecutivo.

"Por desgracia, el ligamento de la rodilla no ha aguantado tantos entrenamientos en el trampolín. Después de los exámenes, el médico me ha aconsejado que me opere lo antes posible. Lamento perderme el Mundial y el resto de la temporada, pero confío en el doctor. Sentí que la rodilla no estaba del todo bien. Probablemente no habría podido evitar la operación", explicaba Koudelka en la página web de la federación checa.

La pretemporada del checo se complicó con dos caídas graves. La primera tuvo lugar en Villach (Austria), donde el de Turnov se rompió un ligamento del tobillo y sufrió una lesión en el brazo. Después de un mes de descanso, volvió a los entrenamientos pero otro percance, esta vez en el Wielka Krokiew de Zakopane, le produjo una lesión en la rodilla, aunque por suerte no hubo rotura de ligamentos.

Tras el obligado período de rehabilitación, Koudelka pudo debutar en la Copa del Mundo a finales de 2020. En Engelberg no superó ninguna de las rondas clasificatorias, en Oberstdorf terminó en el puesto 56 y tras otra mala actuación en Garmisch-Partenkirchen no continuó en el Cuatro Trampolines.

"Quizás suene algo raro, pero siempre he tenido problemas en las temporadas preolímpicas. Esta vez tengo la intención de regresar a los Juegos Olímpicos con todas mis fuerzas", continuaba Koudelka, cortando de raíz las especulaciones sobre su posible retirada.

"A principios de Febrero me someteré a una cirugía de ligamentos y comenzaré la rehabilitación. ¿Cuándo podré reaparecer? El tiempo lo dirá. No tengo más remedio que ser paciente y esperar a la temporada olímpica. A pesar de haber sufrido bastantes lesiones, siempre he vuelto en plenitud de facultades físicas", admite el olímpico en Vancouver 2010, Sochi 2014 y PyeongChang 2018.

Hasta el momento en la presente temporada, los checos se encuentran en el puesto 13 de la Copa de Naciones, y solo han sumado seis puntos por mediación de Viktor Polasek y Cestmir Kozisek. "Es una gran pérdida. Tenía la esperanza de que su rodilla aguantase y estuviera en el equipo del Mundial", admitía el entrenador Frantisek Vaculik. "La lesión le impidió entrenar al completo, y eso se reflejó en su escaso rendimiento", justificaba el técnico.