Noticias

Este fin de semana el polaco Klemens Muranka, el estadounidense Decker Dean y un miembro del cuerpo técnico alemán se convirtieron en los primeros positivos de la actual temporada. Los dos saltadores se perderán las próximas competiciones en Finlandia.

Nadie dijo que esta temporada iba a ser mucho más fácil que la anterior. A pesar de las vacunas, las burbujas y las restricciones sanitarias, la pandemia va a seguir mordiendo allí donde pueda.

El primer fin de semana de la temporada lo hizo en Nihzny Tagil, donde ya se registraron los primeros casos de coronavirus de este invierno.

El primero en comunicarlo a través de las redes sociales fue el estadounidense Decker Dean: "La prueba de Covid-19 ha dado positivo en mi caso, por lo que estoy confinado en el hospital y luego me trasladarán a Ekaterimburgo para completar allí el resto de la cuarentena. Me encuentro bien, pero tendré cuidado. Esta situación demuestra que un deportista sano y con la pauta de vacunación completa aún puede verse afectado por este maldito virus".

El polaco Klemens Murańka también dio positivo el sábado por la tarde, por lo que quedó aislado fuera del hotel donde se alojaban el resto de los participantes de la Copa del Mundo. Las autoridades rusas pidieron una segunda PCR para todo el equipo polaco, así como también para los alemanes. Finalmente, este lunes se ha sabido que la muestra de Klemens Muranka volvió a dar positivo en tres laboratorios, por lo que el polaco y las otras dos personas con resultado positivo serán conducidas a un centro hospitalario de Ekaterimburgo donde cumplirán el preceptivo confinamiento.

Ninguno de los dos saltadores estará, por tanto, disponible para competir el próximo fin de semana en Ruka (Finlandia).