Noticias

El rumor que venía sonando con fuerza durante las últimas semanas y meses ha terminado por confirmarse oficialmente. Uno de los saltadores austriacos más laureados de todos los tiempos pone punto final a su carrera.

La última lesión de ligamentos que sufrió durante un entrenamiento en la Copa Continental en Brotterode el pasado mes de Febrero acabó por precipitar los acontecimientos. De hecho, en los últimos meses Schlierenzauer no había publicado en las redes sociales más que fotos de sus vacaciones. Nada de sus entrenamientos. Todo un presagio.

Este martes, tanto la Federación Austriaca de Esquí (OSV) como el propio Schlierenzauer han confirmado el final de su carrera después de 15 años en la Copa del Mundo.

"Los últimos meses han sido un desafío para mí. De manera positiva. Tras la última lesión, tuve suficiente tiempo y pude tomar la distancia necesaria para asumir el pasado y ver dónde estoy ahora. Terminar mi carrera no ha sido fácil para mí después de todo lo que he vivido como deportista de élite, pero creo que la decisión que he tomado, y el momento en que lo he hecho, son los correctos”, explicaba Schlierenzauer.

"Agradezco también el apoyo de mis entrenadores y patrocinadores, que, literalmente, me han dado alas. Me moldearon, presionaron y animaron, pero nunca me dieron la espalda. Un agradecimiento también para la Federación austriaca de esquí y el Olympiazentrum Tirol, para todos los técnicos, médicos, colegas del equipo y todas las personas que me inspiraron".

 

Una carrera marcada por los récords y las lesiones

Gregor Schlierenzauer debutó en la Copa del Mundo con 16 años, consiguiendo el récord vigente de 53 victorias individuales y otras 17 con el equipo austriaco. Ganó su primer Globo de Cristal en la temporada 2008-09 (a la edad de 19 años) y nuevamente en la 2012-13, siendo también el mejor en la Copa del Mundo de Vuelo en la temporada 2010-11.

El austriaco de Fulpmes ganó dos veces el codiciado águila del Torneo de los Cuatro Trampolines, en la campaña 2011-12 y en la temporada siguiente. En 2008, Schlierenzauer incluso ganó su único título del Gran Premio de Verano.

En los Juegos Olímpicos, el atleta del SV Innsbruck-Bergisel se colgó un oro por equipos en Vancouver 2010, dos bronces individuales (trampolín normal y grande, Vancouver 2010) y una plata (equipos, Sochi 2014). En los Mundiales de Esquí Nórdico, fue campeón del mundo en el trampolín grande (Oslo 2011) y cinco veces campeón del mundo con su equipo. En Oberstdorf en 2008 se proclamó también campeón del mundo de vuelo, título que logró además tres veces con su equipo (2008, 2010, 2012).

En Marzo de 2016, Gregor Schlierenzauer se rompió el ligamento cruzado mientras esquiaba en Canadá en un viaje privado, lo que le dejó fuera de combate durante varios meses. Aunque después, y de manera ocasional, logró buenos resultados individuales y una victoria por equipos, ya no volvió a codearse con los mejores, incluso después de varios descansos en su carrera.

Casi tres años después, en Mayo de 2019, Schlieri volvio a trabajar con el entrenador Werner Schuster, aunque esta decisión tampoco mejoró sus resultados. Incluso, el invierno pasado las cosas no salieron según lo planeado: primero un contagio de covid-19 a finales de noviembre de 2020, luego un ligero repunte a principios de 2021 y el amargo final de la temporada en Brotterode. Al término de la pasada campaña, la federación incluso decidió dejar a Gregor Schlierenzauer fuera de la estructura de sus equipos nacionales.

El director deportivo de la federación austriaca, Mario Stecher, quiso despedirle así: “Gregor ha hecho un gran trabajo en los saltos de esquí. Su extraordinaria carrera está salpicada de superlativos. Básicamente, ha logrado todo lo que se puede conseguir, ha ganado casi todo lo que se puede ganar, y también gracias a él este deporte está donde está hoy en día. Ha deleitado a miles de aficionados durante muchos años y ha sido un modelo a seguir para los jóvenes. Desde la ÖSV deseamos a Gregor que pueda disfrutar de su vida privada y que también encuentre la paz necesaria lejos del deporte de alto nivel. Siempre será bienvenido entre nosotros".