Noticias

El veterano saltador ruso, que ocupó la decimoséptima plaza en la última competición disputada en su país, firmó su mejor resultado de los últimos hace dos años.

Dmitry pudo haber saltado más pero, tal y como afirma, las condiciones y la presión hicieron el resto.
“Saltábamos en nuestro país y la presión era muy grande. En mi segundo salto del sábado tensioné demasiado los músculos y no funcionaron a la perfección. Además, tuve mala suerte con el viento.”

En cuanto a los planes para esta temporada, Vassiliev los tiene claros.
“Quiero simplemente progresar paso a paso. Primero, me gustaría estar habitualmente entre los quince mejores, y después subir más. Estoy preparado para ello, tanto física como mentalmente. Estoy confiado en llegar en buena forma al Cuatro Trampolines, donde ya he subido al podio en los tres de las cuatro sedes. Me alegro mucho de que Vikersund vaya finalmente a organizar una competición esta temporada porque en 2015 estuve a punto de batir el récord del mundo; salté 254 metros pero tuve problemas al aterrizar y me caí, por lo que el record no fue oficial. Ojalá esta vez lo consiga”.

El plan a largo plazo del ruso es participar en los Juegos Olímpicos de Pekín en 2022.
“Mi sueño era acabar mi carrera con una medalla en Corea, pero no pude estar allí. Ahora mi objetivo son los siguientes Juegos Olímpicos y subir al podio. Me encuentro bien, ya he superado todas las lesiones y tampoco tengo problemas con el material”.

Hay que recordar que Vassiliev no pudo acudir a los Juegos Olímpicos de PyeongChang 2018 por haber dado positivo por dopaje en la temporada 2000-01.

Fuente: Rsport.ria.ru/Mk.ru