Noticias

El japonés se ha proclamado campeón del Cuatro Trampolines por segunda vez, pero se ha quedado sin su segundo Grand Slam tras la victoria del austriaco Daniel Huber en la última competición disputada en Bschofshofen.

El saltador nipón, que esta temporada ha conquistado Oberstdorf, Garmisch-Partenkirchen y la primera cita de Bischofshofen en sustitución de la prueba de Innsbruck, acabó quinto en la segunda en Bischofshofen. El austriaco Daniel Huber se llevó la última prueba en su primer podio en Copa del Mundo.

A sus 25 años, el menor de los Kobayashi se ha mostrado intratable hasta hoy en el torneo más prestigioso de saltos de esquí, donde ha dado buena cuenta de su explosividad, así como de su fluidez en los saltos, haciendo que parezca fácil lo difícil. Y todo en una temporada en la que ha logrado entrar en el selecto club de esquiadores que han logrado al menos 20 victorias en la Copa del Mundo. Es el primer japonés en alcanzar este hito. Y es el primer nipón también en ganar dos veces el Águila Dorada. Hasta ahora, sólo Kazuyoshi Funaki había logrado el título en la 1997-98.

En la primera manga, los jueces decicieron bajar la salida dos peldaños -de la puerta 10 a la 8- para los últimos diez saltadores porque había crecido el viento a favor. El saltador nipón, de 60 kilos y 1,73 metros, estuvo por debajo del nivel mostrado en la Tournée y acabó quinto con un salto de 133,5 metros y una puntuación de estilo de 139.7, lejos de un increíble Karl Geiger (140,5 metros y 146,5 de puntuación) que se colocaba líder indiscutible. Sin embargo, Kobayashi dejaba prácticamente finiquitado el título de campeón del Cuatro Trampolines tras el pinchazo del noruego Marius Lindvik, que acabó el 22.

En la segunda, la duda era saber si el nipón sería capaz de remontar hasta la primera plaza y ganar su segundo Grand Slam. Pero Kobayashi salió a asegurar el Águila Dorada y no arriesgó con otro salto de 133,5 metros y 138.1 de puntuación. La gran revelación de este campeonato, el esloveno Lovro Kos, se quedó a un metro del récord del trampolín austriaco con un salto de 144 metros y el local Daniel Huber brilló para llevarse la victoria. En el podio le acompañaron el noruego Halvor Egner Granerud y el alemán Karl Geiger.

Ryoyu se lleva el Águila Dorada (y más de 95.000 euros) con un total de 1162.3 puntos, 24 más que el norugo Marius Lindvik y 34 que el también noruego Halvor Egner Granerud.

 

Apasionado de los coches potentes y DJ

Hasta 2019, Ryoyu Kobayashi era un saltador de perfil bajo en el circuito, donde era más conocido por su afición como DJ y su pasión por los coches potentes que por sus actuaciones en la Copa del Mundo o en el Cuatro Trampolines. Ni en una ni en otro había logrado subir al podio. Su mejor actuación era una sexta plaza.

"Cuando Ryoyu se dio cuenta de que tenía que hacer algo más que conducir su Porsche, se volvió bueno", dijo el técnico finlandés Janne Vaatainen en 2019 después de que su pupilo ganase su primer Cuatro Trampolines con pleno de victorias. Porque una de las quejas del técnico era que al menor de los Kobayashi no le gustaba demasiado entrenar duro.

El amor por el este deporte le viene de familia. Su padre era profesor de esquí y el pequeño Ryoyu, con cinco años, ya soñaba con emular a su hermano mayor Junshiro, hoy su rival en los trampolines pero también su gran apoyo. Su hermana Yuka, dos años mayor, también compite en la Copa del Mundo.

Empezó a trabajar con Vaatainen desde que se instaló en 2015 en Saporo, tras acabar sus estudios y entrar en el equipo japonés de saltos de esquí Tsuchiya Home Ski Team.

Resultados Bischofshofen

Clasificación Cuatro Trampolines