Noticias

Tres meses después de poner punto final de manera abrupta a la temporada de invierno, la pandemia del COVID-19 sigue interfiriendo en las competiciones internacionales. Este fin de semana, Wisla albergará las dos únicas pruebas que se disputarán del Gran Premio de Verano 2020.

El coronavirus ha reducido enormemente la nómina de participantes en las dos competiciones que se llevarán a cabo en el trampolín "Adam Malysz" a orillas del Vístula.

A partir de mañana, en Wisla, volverá a competir la elite de los saltos de esquí. Las dos únicas citas del calendario del Grand Prix 202 contarán con la participación de 46 saltadores de 11 países diferentes. Entre ellos, cuatro de los diez primeros de la General de la última Copa del Mundo: los polacos Kamil Stoch y Dawid Kubacki, además del esloveno Peter Prevc y el austriaco Philipp Aschenwald.

Por el contrario, no habrá representación alguna de Italia, que se ha visto obligada a renunciar debido a la decisión de la FISI de no permitir que ningún atleta italiano compita hasta el 15 de Octubre.

Otros países, caso de Austria o Noruega, no enviarán a su primer equipo, aunque sí participará por ejemplo Gregor Schlierenzauer. En concreto, en Noruega ha pesado la cuarentena de 10 días a la que obligan las autoridades nórdicas para todos aquellos que viajen a Polonia.

De Polonia, sin embargo, llega una noticia interesante. La situación de los contagios ha mejorado en los últimos días, y, a pesar de las preocupantes cifras que está dejando la pandemia, la organización ha confirmado que pondrá a la venta 999 entradas para cada uno de los dos días de competición.

Tanto la prueba del sábado como la del domingo podrán seguirse en directo por Eurosport-1 a partir de las 17.30 horas.