Noticias

A menos de un mes para que dé comienzo la nueva temporada, Cene Prevc hizo buenos los rumores de las últimas semanas y confirmó su despedida del deporte para centrarse en sus estudios.

Todo parece indicar que, a sus 26 años, su carrera deportiva ha terminado definitivamente y que se centrará en su formación académica, lo cual supone un gran reto personal para él. Posiblemente la decisión es más que sorprendente, ya que la temporada pasada fue la más exitosa de su carrera. En los Juegos de Pekín ganó la medalla de plata por equipos, fue décimo en la general en la Copa del Mundo y, por primera vez, subió a un podio en una competición individual del circuito invernal.

No ha entrenado en todo el verano, y, por tanto, tampoco ha competido. “En primavera comprendí que en mi vida hay desafíos más importantes que los saltos de esquí y que dormiré más tranquilo si hago algo en otras áreas de la vida. Así que apenas entrené, salté un par de veces sólo por diversión. Ahora me dedicaré a estudiar en la universidad. En cuanto a los saltos, ya no participaré en la Copa del Mundo o en la Copa Continental esta temporada”, aseguraba el mediano de los Prevc en una conferencia de prensa.

Ante la pregunta de si la decisión significaba el fin de su carrera, el esloveno respondió: “Si todo sigue igual, puede ser. Lo único cierto es que no voy a competir esta temporada. La federación me ha dejado la puerta abierta para pensarlo, pero si dentro de medio año sigo pensando lo mismo me despediré en la final de la Copa del Mundo en Planica”.

En verdad, Cene Prevc ya pensó en despedirse al término de la pasada temporada en Planica, pero le convencieron para que reconsiderara su postura. “Entrenar ya no es mi prioridad, por eso dejé de prepararme. Estoy mucho más centrado en hacer exámenes. Cuando hace unas semanas me preguntaron para qué prueba de esta temporada llegaría en plena forma, bromeé diciendo que voy examen a examen. Ya no estoy interesado en las competiciones, pero me encantaría disputar algunas pruebas de equipo. Estoy esperando que Peter Slatnar haga un nuevo modelo de botas, después de muchos años, para probarlas. Si esto fuera Fórmula Uno, diríamos que soy un piloto de pruebas. En el peor de los casos, seré un abridor en el trampolín”, explicaba Cene.

Quizás le haya resultado más fácil tomar esta decisión en estos momentos porque la temporada pasada fue la mejor de su carrera. “La clave fue la gran temporada que hice. Estuve muy cerca de lograr todos mis objetivos en el deporte. Ahora, en mi cabeza, lo importante es sentirme realizado en otras áreas de la vida”, continuó Cene, que compitió en los campeonatos nacionales de verano y terminó muy cerca del podio, en cuarto lugar.

Aunque ganó la plata olímpica por equipos en Pekín, eligió dos vuelos de la temporada pasada como los mejores momentos de su carrera. El primero es el último vuelo en Planica, en Marzo, cuando voló 246 metros; y el segundo es un vuelo de 243 metros en Vikersund.

Le deseamos toda la suerte del mundo en su nueva aventura personal. Y ojalá volvamos a verle alguna vez volando en los trampolines...