Actualidad

La federación alemana de esquí ha confirmado el adiós de una de sus pioneras en este deporte, cuyos problemas físicos le han impedido estar a un mejor nivel recientemente.

Lastrada por innumerables lesiones, especialmente una grave que se produjo en el otoño de 2015, la saltadora de 31 años no ha podido disputar demasiadas competiciones en los últimos años, e incluso esta temporada se había quedad fuera de las estructuras deportivas de su federación. "En esta situación he decidido poner punto final a mi trayectoria como deportista", explicaba Ulrike Graessler, que ahora se centrara en su futuro profesional dentro de la Policía federal.

La deportista de Klingenthal era una de las pocas saltadoras en activo que aún quedaban de la temporada inaugural de la Copa del Mundo en la campaña 2011-12. De hecho, los mejores resultados conseguidos por Graessler datan de aquel año 2012, con sendos podios en Zao y Predazzo. Anteriormente, en el Mundial de Liberec 2009, Ulrike ganó la medalla de plata en el concurso individual, y, cuatro años después, se colgaba el bronce con el equipo mixto de Alemania en el Mundial de Predazzo.

"Ulrike Graessler es una pionera que desde el primer día de su carrera no ha dejado de trabajar para seguir progresando. Más allá de sus objetivos personales, luchó porque este deporte se consolidara entre las mujeres y aportó muchísimo a los saltos. Fue una de las mejores saltadores cuando sólo teníamos la Copa Continental. Luego jugó un papel destacado dentro de nuestro equipos en la Copa del Mundo y nos representó en la primera edición del Campeonato del Mundo y de los Juegos Olímpicos", afirmaba el entrenador Andreas Bauer en un comunicado emitido por la DSV (federación alemana).

Fuente: FIS