Los orígenes de los Saltos de Esquí

Los primeros esquís que han sobrevivido hasta nuestros días en condiciones relativamente buenas fueron encontrados en Hoting (Suecia) y datan del año 2500 a.C. La referencia más antigua sobre la utilización de unos esquís en el plano militar se remonta a la batalla de Isen, que tuvo lugar en el año 1200 en Oslo (Noruega). Seis siglos después, este país se convertiría en la cuna de los deportes con esquís. Los esquís noruegos estuvieron presentes por primera vez en Turín en 1794, siendo considerados bastante raros por los europeos de aquella época. La primera información sobre un deporte de esquís procede de Llewellyn Lloyd, un periodista del "Field Sports of the North of Europe", quien en cierta ocasión estuvo en la región noruega de Telemark y escribió: "Vi aquí una especie de juego que era familiar para los habitantes de esa zona, esquiando por una pendiente muy pronunciada".

En la localidad noruega de Trysil tuvo lugar en 1862 la primera competición de este deporte. El noruego Sondre Norheim (conocido como el padre de los Saltos de Esquí) saltó en 1860, y sin bastones, por encima de una roca alcanzando una distancia de 30 metros, un récord que se mantuvo durante más de tres décadas. Alrededor de 1900, el noruego Bjarne Nielsen puso en práctica los primeros saltos clásicos con una distancia de 17 metros. Utilizando el mismo estilo, el noruego Nils Gjestvang voló hasta los 41 metros en 1902, mientras que el americano H. Smith llegaba hasta los 45 metros en Davos (Suiza).

Después de la Iª Guerra Mundial, los noruegos Thulin Thams y Sigmund Ruud desarrollaron un nuevo estilo de salto con la parte superior del cuerpo doblada a la altura de las caderas e inclinada hacia delante con los brazos extendidos al frente. Esta técnica aerodinámica tuvo éxito y fue denominada “Técnica Kongsberger" en honor a la tierra natal de sus inventores. Esta nueva técnica permitió alcanzar distancias superiores a los 100 metros.

El deporte continuó desarrollándose con la ayuda de matemáticos e ingenieros, dando lugar a la aparición de trampolines más largos y con un diseño más perfecto. El 15 de Marzo de 1936, el austriaco Sepp Bradl se convirtió en la primera persona que superaba la marca de los 100 metros con un salto de 101 metros. En 1937 se organizaron los primeros Campeonatos del Mundo de Esquí Nórdico en Chamonix (Francia), con tan sólo una competición de Saltos.

A mediados de los años 50, el saltador suizo Andreas Daescher desarrolló una nueva técnica, convirtiéndose en el primer saltador que mantenía los brazos hacia atrás, pegados al cuerpo, mientras realizaba una inclinación más pronunciada hacia delante.

En 1962, en los Campeonatos del Mundo de Esquí Nórdico celebrados en Zakopane (Polonia), se añadió una segunda prueba al programa: el trampolín largo. Diez años después, se disputaba en Planica (Eslovenia) el primer Campeonato del Mundo de Ski-Flying o Trampolín de Vuelo, que fue ganado por el suizo Walter Steiner. En la temporada 1979-80, la FIS organizó la primera Copa del Mundo en la que el austriaco Toni Innauer se alzó con la victoria en la General.

En 1985, el saltador sueco Jan Boklov comenzó a abrir las abrir las espátulas de sus esquís hasta crear una figura en “V”. En un principio fue objeto de burla e incluso fue penalizado por los jueces. Sin embargo, cuando Boklov ganó la Copa del Mundo en 1989 y las pruebas aerodinámicas realizadas en el túnel del viento demostraron que la técnica en “V” proporcionaba un 28 por ciento más de vuelo que el tradicional estilo paralelo, todos los saltadores comenzaron a cambiar su estilo de forma masiva. En 1992, todos los campeones individuales ya utilizaban el estilo en “V”.

El 17 de Marzo de 1994, el austriaco Andreas Goldberger pasaba a la historia por ser el primero que superaba la barrera de los 200 metros, al conseguir una distancia de 202 metros.

 

Los Saltos de Esquí en la actualidad

Hoy, los Saltos de Esquí son un deporte muy popular en muchos países de todo el mundo. Saltadores de más de 25 naciones compiten regularmente cada temporada en la Copa del Mundo FIS y en las pruebas de la Copa Continental. Cada dos años, la FIS organiza los Campeonatos del Mundo de Esquí Nórdico, mientras que el Campeonato del Mundo Junior tiene una periodicidad anual.

Hoy existen muchos trampolines con cubierta de plástico, lo que permite a los saltadores entrenar y competir incluso durante la temporada estival. Actualmente, los saltadores más importantes proceden de países como Noruega, Finlandia, Alemania, Japón, Austria, Polonia y Eslovenia.

Tanto la equipación como los trampolines han sufrido revisiones constantes durante el último siglo. Nuevas fijaciones y botas permiten un mayor impulso y un mejor control de los esquís durante el vuelo; los trajes aerodinámicos reducen la fricción del viento y los cascos modernos aumentan la seguridad. Y puesto que los saltadores han ido alcanzando mayores distancias se ha tenido especial cuidado en el diseño de los trampolines, adecuándolos exactamente a la trayectoria del vuelo de los saltadores para que éstos nunca planeen más de 4,5 – 6 metros por encima del suelo.

 

LA COMPETICION

La Copa del Mundo FIS, los Campeonatos del Mundo de Esquí Nórdico FIS y el programa de los Juegos Olímpicos de Invierno incluyen pruebas individuales y por equipos sobre el Normal Hill (trampolín normal) y el Large Hill (trampolín largo). La Copa del Mundo FIS también presenta competiciones individuales y por equipos en el Ski-Flying Hill (trampolín de vuelo), en tanto que los Campeonatos del Mundo de Ski-Flying se disputan cada dos años (en años pares).

Trampolín normal individual (NH)
Es la única prueba de saltos que se realiza sobre el trampolín normal, que tiene un punto-K (punto de cálculo) entre los 75 y los 99 metros. Cada saltador realiza dos intentos, siendo declarado ganador aquél que consigue la nota más alta.

Trampolín largo individual (LH)
Esta prueba se disputa sobre el trampolín largo, que tiene un punto de cálculo superior a los 100 metros. Cada saltador cuenta con dos intentos, logrando la victoria aquél que alcanza la nota más alta.

Trampolín de Vuelo (SF)
Esta prueba se realiza sobre el trampolín de vuelo, que tiene un punto de cálculo superior a los 185 metros. Cada saltador tiene dos intentos, siendo declarado ganador aquél que consigue la nota más alta.

Competición por Equipos
Generalmente esta prueba se disputa sobre el trampolín largo. Cada equipo cuenta con cuatro saltadores, cada uno de los cuales realiza dos intentos. El equipo que obtiene la nota más alta que resulta de sumar los ocho saltos consigue la victoria.

LISTA DE PRUEBAS
Trampolín Largo Individual
Trampolín Normal Individual
Trampolín de Vuelo Individual
Trampolín Normal por Equipos
Trampolín Largo por Equipos
Trampolín de Vuelo por Equipos

 

REGLAMENTO DEPORTIVO Y PROCEDIMIENTOS

Evaluación de una Competición de Saltos de Esquí
El resultado final de una prueba de Saltos se obtiene de la evaluación de las dos mangas de la competición (primera y segunda).
El número total de puntos de una manga se calcula por la suma de:
- los puntos conseguidos por la distancia del salto (metros convertidos a puntos por distancia) y
- los puntos conseguidos por ejecución del vuelo (puntos de estilo concedidos por los jueces de la prueba).

Puntos por Distancia
Un salto que alcance el punto-K (el punto de cálculo que determina el tamaño del trampolín) obtiene 60 puntos (120 en trampolín de vuelo -Ski Flying-). Para saltos inferiores o superiores al punto-K, se suman o se restan puntos para determinar el cálculo final de los puntos por distancia; cada metro por delante o por detrás de ese punto-K se verá incrementado o reducido en 1,2 puntos (para el trampolín de vuelo -Ski Flying-), 1,8 puntos (para el trampolín largo) y 2,0 puntos (para el trampolín normal). La longitud del salto se mide desde el borde de la rampa de salida hasta el punto de aterrizaje del saltador, incrementándose esa medición en intervalos de 0,5 metros.

Puntos de Estilo
Por un vuelo perfecto, un saltador puede obtener 20 puntos como máximo por cada juez. Los jueces (cinco) restan puntos por errores cometidos durante el vuelo, la recepción y la frenada, para finalmente descartar la nota más alta y la más baja. Los puntos máximos que se pueden restar por errores cometidos durante el vuelo y la fase de aterrizaje son 5,0 puntos, mientras que para la frenada se pueden deducir hasta 7,0 puntos.

Por ejemplo:
Para un salto de 125 metros en el Trampolín Largo (LH), los puntos de distancia se calcularán de la siguiente manera:

60.0 + (125-120) x 1,8 = 60.0 + 5 x 1,8 = 60.0 + 9.0 = 69,0 puntos

Para los puntos de estilo: suponiendo que los jueces puntúen con 17,0 - 18,0 - 18,5 - 19,0 - 20,0, y eliminando la nota más baja (17,0) y la más alta (20,0), la puntuación final de estilo sería de 55,5 puntos (18,0 + 18,5 + 19,0).

Puntos Totales = Puntos de Distancia + Puntos de Estilo

69,0 + 55,5 = 124,5 puntos

 

EQUIPACION

Fijaciones
Las fijaciones deben estar montadas de forma paralela a la dirección de la trayectoria. La fijación debe estar colocada de tal forma que, como máximo, el 57% de la longitud total del esquí se utilice en la parte delantera.

Botas
Botas de talón alto, flexibles pero firmes, con un pequeño rebaje delantero. Están diseñadas para permitir que el saltador se incline durante el vuelo.

Traje de saltos
Todas las partes del traje de saltos deben estar confeccionadas con el mismo material y deben ofrecer una cierta permeabilidad al aire y poseer un grosor máximo. El tamaño de un traje debe amoldarse a la forma del cuerpo en posición erguida, con una cierta tolerancia.

Esquís de saltos
Los esquís de saltos están fabricados especialmente para su uso en trampolines de Saltos de Esquí. Pueden utilizarse tablas con una longitud máxima de 146% de la altura corporal total del saltador. La curvatura y la forma de los esquís está restringida a ciertas formas geométricas.

 

GLOSARIO DE TERMINOS

Rampa
La rampa de un trampolín de saltos está diseñada para ofrecer la velocidad necesaria entre la puerta de salida y el despegue.

Punto-K
Es el punto de construcción que determina el tamaño del trampolín y el cálculo de puntos para la distancia conseguida.

Area de Aterrizaje
La bajada comprendida entre el borde de la zona de despegue y el comienzo de la zona de frenada. Todo el ancho de la zona de aterrizaje debe estar preparada con nieve.

Trampolín Largo
Trampolínes de saltos con un punto-K superior a los 100 metros.

Trampolín Normal
Trampolines de saltos con un punto-K comprendido entre los 75 y los 99 metros.

Zona de Frenada
La zona situada al término del área de aterrizaje donde los saltadores reducen la velocidad y se detienen.

Despegue
Los últimos 6 u 8 metros de la rampa, que están rectos y en un cierto ángulo para permitir el movimiento de despegue de los saltadores en la rampa.

Telemark
Un elemento artístico durante la ejecución del aterrizaje que consiste en doblar las rodillas hasta conseguir una recepción suave y seguida de una transición en posición telemark, que se logra aumentando la distancia entre las piernas con los esquís en posición paralela. Para obtener una cierta estabilidad, ambos brazos se extienden horizontalmente y colocados ligeramente hacia arriba.

Estilo-V
Un estilo de saltos en el cual la punta delantera del esquí se abre lateralmente para conseguir un aerodinamismo óptimo