Noticias

Además de los 70.000 euros que tendrá que pagar por colaborar con una empresa de apuestas, el saltador finlandés también tendrá que hacer frente a las costas procesales.

El principio de la historia se remonta a Octubre de 2016, cuando la federación decidió excluir de sus estructuras a Harri Olli porque el subcampeón de mundo de Sapporo 2007 había realizado un anuncio para una casa de apuestas.
La cooperación con empresas de apuestas está prohibida por la federación finlandesa por entrar en conflicto con sus patrocinadores de marketing. Al instante, Olli dio por terminada su colaboración y confirmó que no había sacado de ello ningún beneficio económico, tan solo publicitario.

El caso, sin embargo, acabó en los tribunales. Finalmente, la sentencia obliga a Olli a pagar 70.000 euros en concepto de incumplimiento de contrato y costes del juicio. El abogado del saltador decidió apelar la sentencia, ya que su posible invalidez era la única forma para que el saltador no tuviera que pagar. Según Olli y su abogado, la razón por la cual la decisión del tribunal debía ser anulada se debía a la parcialidad del juez.

El caso duró varios meses pero la final el tribunal no aceptó dicho argumento, y la sanción subió hasta los 90.000 euros al incluir los costes adicionales.

La última vez que Harri Olli disputó una competición fue en Noviembre de 2017 durante el campeonato de Finlandia, donde ocupó el vigésimo sexto lugar. Antes, en Septiembre, en otros concursos celebrados en Lahti, en los que todavía soñaba con poder participar en los Juegos Olímpicos, ocupó el quinto y el noveno puesto.

Fuente: www.skijumping.pl