Noticias

Tras su corta escapada junto al Bayern de Munich, el saltador alemán volvió este fin de semana a participar en el Gran Premio de Verano en Einsiedeln.

El vigente campeón olímpico del trampolín normal hizo un pequeño alto en su preparación en los trampolines para unirse a la gira que realiza por Estados Unidos el campeón de la liga alemana de fútbol, del cual Wellinger es un gran aficionado.

“He disfrutado de un viaje fantástico. En Estados Unidos conocí a mucha de la gente que trabaja para el Bayern, tanto a los futbolistas como a los responsables del equipo en diversos ámbitos. Vi la competición de Hinterzarten por la tele mientras entrenaba en el gimnasio, así que se puede decir que tenía todo controlado. No fue una decisión fácil ausentarme de la competición en mi propio país, pero pocas veces uno tiene la posibilidad de pasar tiempo con su equipo preferido. Gracias al permiso de federación alemana de esquí y del cuerpo técnico del equipo de saltos, pude conocer a los jugadores de este equipo tan famoso. No puedo decir que seamos buenos amigos, pero fue una buena ocasión para conocerse e intercambiar opiniones. Puede que algún día participe en un entrenamiento con ellos y saque conclusiones que luego pueda incorporar a los saltos. Creo que la decisión de ir a Estados Unidos fue la correcta”.

¿A los futbolistas de Bayern les gustaron los entrenamientos de un saltador?
"No sé si los futbolistas aprendieron algo de mí, espero que sí. Especialmente Sandro Wagner se quedó impresionado por mi equilibrio con la pelota gimnástica. No sé, tal vez intenten lo mismo algún día. Pero eso sí, mantenerse en esta posición cuesta mucho trabajo".

Antes del comienzo de la temporada de verano Andreas Wellinger cambió de patrocinador. Tras su relación con Milka, ahora representa a Red Bull.

“Para mí fue una sorpresa que Milka decidiera cambiar su sistema de patrocinio deportivo. Tuve que aceptar su decisión, los últimos cuatros años con esta empresa fueron una etapa fantástica para mí. Se dio la posibilidad de buscar nueva marca para colaborar con ella y estoy muy contento y emocionado por llevar en el casco el logo de Red Bull, al igual que Gregor Schlierenzauer, Thomas Morgenstern o Adam Małysz, es muy especial. Intentaré igualar sus éxitos. Ya no puedo competir ni con Adam, ni con Thomas, pero Gregor sigue saltando, y eso sí es posible. Todos ellos son buenísimas personas que hicieron muchísimo para este deporte. Intentaré seguir su camino”.

Fuente: www.skijumping.pl