Noticias

Este sábado Kamil Stoch celebró su novena victoria en el Grand Prix, segunda consecutiva de este verano. Sin embargo, el polaco dice estar sorprendido por sus buenos resultados.

“Me sorprende mucho lo que está ocurriendo en este inicio de esta temporada. Es verdad, durante la primavera trabajamos mucho, fue el momento de mejorar aspectos técnicos y la base motriz. Algunas cosas que en invierno no funcionaron bien hemos podido mejorarlas ahora. Sigo teniendo la sensación de que mis saltos pueden ser mejores. ¿Los resultados? Bueno, son los que son, en ocasiones traen alegría y otras veces tristeza. Eso sí, me alegro mucho por las victorias, así que no me quejaré, y tampoco diré que hay algo que funcione mal”, comentaba Stoch.

¿Cuál es la diferencia entre Hinterzarten y otros trampolines de esta temporada?
“Este trampolín es especial por dos motivos. El primero es que, al ser trampolín normal, las compensaciones por el viento tienen más influencia en el resultado. El segundo es que tiene una mesa de salida complicada, los saltadores que entrenan aquí con frecuencia no tienen tantos problemas para acostumbrarse. Pero, bueno, el equipo polaco está en buena forma y hemos vuelto a demostrarlo. A Piotr Zyla le ha faltado muy poco para subir al podio, el resto también ha saltado muy bien. Ha sido un día muy positivo”, afirmaba el polaco.

¿Tiene algo de especial conseguir la victoria en la ciudad donde vive el entrenador Stefan Horngacher, con el apoyo de la afición polaca?
“Me gustaría dar las gracias a todos los aficionados que han venido a Hinterzarten. Aprecio mucho que viajen por todo el mundo y nos apoyen. Yo me siento muy a gusto saltando con este ambiente. Quizás el entrenador nos invite a una barbacoa, hasta ahora sólo lo ha hecho una vez. Las victorias en cada trampolín saben muy bien, es un gran premio al trabajo de las últimas semanas”.

Quizás el entrenador nos invite a una barbacoa, hasta ahora sólo lo ha hecho una vez

¿Por qué el equipo polaco se queda para entrenar en Hinterzarten?
”Para nosotros es mucho más cómodo que volver a casa y tener que viajar después más de 1.000 km desde Polonia a Einsiedeln. Desde Hinterzarten son solo dos horas en coche, así que es mejor quedarse aquí, entrenar tranquilamente y descansar. No vale la pena cansarse con un viaje tan largo”.

Fuente: www.skijumping.pl