Apenas unas semanas después de recuperarse de su última y grave lesión, el saltador noruego ha vuelto a romperse el ligamento cruzado de su rodilla. Este nuevo percance obliga a Gangnes a pasarse otro año en blanco y perderse los Juegos Olímpicos de PyeongChang.

La trayectoria deportiva de Kenneth Gangnes está marcada por una serie de continuas lesiones que pueden cortar en seco su proyección. Un año después de romperse el ligamento cruzado de su rodilla y tras haber reaparecido este verano en el Grand Prix y haberse proclamado después subcampeón nacional, el noruego ha vuelto a probar el lado más amargo del deporte.

Hace unas horas, mientras entrenaba en el trampolín pequeño de Oslo (Midtstubakken), Gangnes notó algo extraño al aterrizar uno de sus saltos. "Todo parecía haber ido bien pero de repente noté una cierta presión sobre los esquís y perdí el control en la recepción. Sentí que la rodilla resbalaba y que la pierna se descontrolaba. Al instante me volví loco de rabia porque supe inmediatamente lo que había pasado", explicaba el noruego.

Una posterior resonancia magnética confirmó la rotura del ligamento anterior cruzado de la rodilla. Otra temporada en blanco. Y, lo peor, ninguna opción de participar en los Juegos de PyeongChang.

"Ya sólo pienso en el futuro", manifestaba un resignado Gangnes. No queda otra.

Comparte este artículo

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn