Ya ha pasado un año desde aquel entrenamiento en Stams en donde Kenneth Gangnes sufrió una grave lesión. Aunque se llegó a temer por su continuidad como saltador, el pupilo de Alexander Stoeckl reapareció durante el pasado Gran Premio de Verano. Hace una semana se proclamó subcampeón de Noruega.

"Estaba muy deprimido, no quería entrenar más, no quería ni ver los saltos. Sabía que llegaría el momento de tomar una decisión, ese momento en el que tendría que pensar si valía la pena intentarlo por tercera vez", recuerda el saltador.

Era la misma lesión que Gangnes ya había sufrido en dos ocasiones, por entonces afectando a la rodilla derecha. "He pasado por un infierno. La última lesión, esta vez en la rodilla izquierda, fue la más grave. El daño se produjo en el menisco y en el ligamento cruzado. Mi rodilla no podía funcionar de forma natural".

Su entrenador, Alexander Stoeckl, no deja de admirarlo. Incluso lo compara con el mítico Sísifo. La lesión llegó en el mejor momento de su carrera, a punto de tocar la cima, después de haber sido tercero en la clasificación de Copa de Mundo. Pero la rodilla le obligó a volver a la casilla de salida y se vio obligado a construir su estado de forma desde cero.  "Kenneth ya había tenido antes estos problemas, por eso sabía perfectamente cuánto duraría el proceso de recuperación y cuánto lo iba a costar. Cuando ya has pasado dos veces por algo así, a la tercera no puedes estar cien por cien seguro de si volverás a saltar".

"A pesar de todo, ha vuelto. Y eso ya es un éxito. Pocos podrían haberlo hecho en estas circunstancias", continúa, conmovido, Stoeckl.

A pesar de la lesión, la federación no abandonó a su saltador. "Seguir formarndo parte del equipo es un sentimiento maravilloso. Durante el parón fui con el equipo a los entrenamientos. Y por seguir estando dentro de ese ambiente nunca se apagó la chispa dentro de mí. No sé si soy más fuerte que los demás, pero seguramente la pasión que tengo es enorme. Amo los saltos, son muy importantes en mi vida. No me podría perdonar a mi mismo si, después de lo que ha pasado, me hubiera resignado a no saltar de nuevo. Los Juegos Olímpicos siempre han sido el objetivo principal para mí".

"Tal vez mi vuelta sea una señal para alguien que ya se ha rendido. El hombre es capaz de afrontar cada situación, no solo en deporte, sino también en la vida", asume el noruego.

Comparte este artículo

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn