Aunque los representantes del COI aseguran que los Juegos Olímpicos de Invierno (PyeongChang, Corea del Sur, 9-25 de Febrero) se disputarán según los planes previstos, han aparecido las primeras dudas en los países que temen por la seguridad de sus representantes.

La ministra francesa de deporte, Laura Flessel, informó que el gobierno está sopesando seriamente la posibilidad de no participar en los Juegos. "Si la situación en la península coreana se desestabiliza aun más, nuestros deportistas se quedarán en casa. No vamos a poner en peligro a nuestro equipo", anunció Flesses, añadiendo que a fecha de hoy todavía no hay una decisión firme. "Por ahora, los deportistas que llevan cuatro años trabajando muy duro siguen preparándose. No os preocupéis por ahora, no faltaremos a los Juegos. Tan solo estamos tomando conciencia de la situación. Nuestro Ministerio de Asuntos Exteriores seguirá con atención la situación en esta parte de Asia".

Si Francia no participa en los Juegos Olimpicos, Vincent Descombes Sevoie se perdería la oportunidad de ser olímpico por segunda vez en esta fiesta deportiva, tras haberlo sido ya en Vancouver 2010.

De la misma forma hablaba el gobierno de Austria. "Si la situación empeora y nuestros deportistas no tienen la garantía de seguridad, no iremos a Corea de Sur", dijo el presidente del Comité Olímpico austriaco, Karl Stross. "De momento no parece que pueda darse esta posibilidad".

Si Austria no participa en JJOO, en los trampolines olímpicos faltarían saltadores importantes, como Stefan Kraft o Gregor Schlierenzauer, a quien le queda solo el oro olímpico para completar su colección.

También en Alemania se habla mucho de la seguridad de los deportistas. "La decisión sobre la participación de Alemania en los JJOO en Corea de Sur la tomaremos en el momento adecuado, de acuerdo con el gobierno, el comité olímpico y el Departamento de Seguridad", dijo el ministro de Asuntos Exteriores, Thomas de Maizière.

En caso de no ir a Corea, Andreas Wellinger o Markus Eisenbichler entre otros se perderían la oportunidad de ganar medallas.

Las reacciones de estos tres países tuvieron lugar días después de que el presidente de COI asegurara que los Juegos no están en peligro y que seguían al detalle la situación en la península coreana. Thomas Bach aseguró que la seguridad de los deportistas es la gran prioridad y que una posible suspensión de los Juegos haría más difícil las actuaciones diplomáticas para estabilizar la situación en la zona. De momento no existe ningún "plan B" para los Juegos Olímpicos.

Por otra parte, los organizadores confirmaron que la venta de entradas no va demasiado bien, en su opinión por la escasa publicidad que se le están dando a los Juegos fuera del país.

Los XXIII Juegos Olímpicos de Invierno en Pyeongchang comenzarán el 9 de Febrero de 2018. La ciudad está situada a unos 80 kilómetros de la frontera con Corea de Norte.

Fuente: Sbs.com.au / Pri.org

Comparte este artículo

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn