Hace una semana se disputaban en el trampolín de Villach dos competiciones de la Copa de Austria. Allí participó también el ganador del Cuatro Trampolines 2013-14, Thomas Diethart. Aunque hace poco aseguraba que volvía a encontrarse tan bien como hace años, en esos dos concursos menores no solo no luchó por las victorias, sino que quedó muy lejos de los mejores.

Merece la pena recordar a grandes rasgos su regresión, poco habitual en el deporte de los saltos de esquí.

En una entrevista realizada en 2002, el por entonces entrenador de Alemania, el mítico Reinhard Hess, compartió con el periodista su dilema sobre el estado de forma de Martin Schmitt: "Martin viene a verme cada día y me hace la misma pregunta: 'Si no cometo errores en la salida y en el vuelo, por qué salto tan mal?'. Y yo le respondo cada día: 'Martin, no sé por qué saltas mal'".

Hess no era el único entrenador que decía que en este deporte a veces no se sabe por qué un saltador empieza a saltar de forma magnífica y de repente deja de hacerlo sin motivo aparente. Pero el bajón de forma por aquel entonces de Martin Schmitt no fue nada comparado con las actuaciones de Diethart en las últimas temporadas.

Durante el Torneo de los Cuatro Trampolines 2013-14, el saltador de 21 años sorprendió a todos. Fue tercero en Oberstdorf y ganó los concursos en Garmisch-Partenkirchen y Bischofschoden, proclamándose campeón absoluto del torneo. Después, no volvió a aparecer en un podio de Copa del Mundo, aunque dos semanas después, en Zakopane, ocupó el cuarto lugar. El mismo puesto logró en el trampolín pequeño de los JJOO de Sochi, y en el concurso de equipos, donde Austria ganó la medalla de plata y fue el mejor saltador de su equipo. Concluyó aquella temporada olímpica en octavo lugar de la Copa del Mundo. Pero esa bonita historia, que empezó tan rápido, tuvo asimismo un idéntico final.

En la siguiente temporada, Diethart, apoyado por Heinz Kuttin, buscó sin éxito recuperar aquel estado de forma. En ocasiones sumaba puntos de Copa del Mundo pero también quedaba fuera de los treinta mejores en algunas competiciones. Al final, terminó la temporada en el puesto 43. Pero esto no fue lo peor.

En el invierno 2015-16 su forma fue tan baja que solo pudo disputar una competición de Copa del Mundo, en Bischofshofen, donde ni siquiera superó la Calificación. Todo ese invierno participó en pruebas de rango menor. En dos ocasiones fue segundo en Zakopane, una vez en Copa Continental y otra en la Copa FIS. Pero siempre estuvo peleando por acabar entre los 30 mejores y sumar algún punto. Para colmo de males, durante un entrenamiento previo a la Copa Continental de Brotterode sufrió un terrible caída que le obligó a estar mucho tiempo recuperándose.

Desde el verano de 2016 solo disputó la Copa FIS. Al principio, en Villach, fue segundo en las dos competiciones, pero una semana después, en Szczyrk, acabó en los puestos 45 y 64. En invierno participó en los concursos en Nottoden y Zakopane, pero sin éxitos. Después dejó de disputar concursos internacionales. De todas formas, se resistió a abandonar los saltos.

Esta primavera aseguraba: "Quiero volver a la Copa del Mundo y ser de nuevo uno de los personajes principales. Sigo creyendo en los triunfos o incluso en el oro olímpico. Mis sueños de infancia siguen vivos. Para mí es todo un desafío, pero lo acepto. Sé que es un momento difícil, pero ya he pasado por este tipo de situaciones. Voy a seguir trabajando duro."

No obstante, parece que su federación ha pedido la fe en él, ya que para esta temporada olímpica Diethart no tiene sitio en las estructuras de los equipos austriacos. Al comienzo del verano se presentó a la Copa FIS en Villach, donde fue 13º y 17º, pero desde entonces se le ha vuelto a perder la pista. Hace una semana durante la Copa de Austria, donde participaban saltadores reservas, fue sexto y décimo (de 12 participantes). Durante el segundo día el ganador le superó en casi 60 puntos. Los resultados pueden verse en estos enlaces:

http://www.ergebnisse.auc-service.at/listen/els170826.pdf

http://www.ergebnisse.auc-service.at/listen/els170827-1.pdf

Está a punto de iniciarse otra temporada olímpica. No parece que sea tan positiva para Diethart como hace cuatro años. Pero hay que recordar que, en los saltos de esquí, la forma aparece y desaparece de forma inesperada.

Fuente: www.skijumping.pl

 

Comparte este artículo

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn