El último fin de semana de Julio se celebraron los campeonatos nacionales de dos países, Japón y Estados Unidos. Aunque no hubo demasiadas sorpresas tampoco faltó la emoción típica de las competiciones.

La mayor parte de los mejores saltadores japoneses no han participado hasta ahora en Gran Premio de Verano, pero sí tomaron parte en su campeonato nacional. El concurso masculino lo ganó Taku Takeuchi, y en el de las mujeres la mejor fue Yuki Ito.

En la competición femenina participaron 37 saltadoras. La competición fue una batalla entre Sara Takanashi (97 y 91.5 metros) y Yuki Ito (98 y 91 metros). Esta vez, ganó la subcampeona de Falun y Lahti, superando en tres puntos a la ganadora de cuatro Copas del Mundo. El podio lo completó Yuka Seto (90.5 m y 74.5.), con 53,5 puntos menos que la ganadora.

La prueba masculina fue la demostración del gran momento de forma que sigue atravesando Noriaki Kasai. El veterano saltador de 45 años alcanzó 99.5 metros en la primera manga, aunque los 91.5 que voló en la segunda no fueron suficientes para ganar.

La oportunidad la aprovechó Taku Takeuchi. En la primera manga saltó 97 metros y en la segunda 94.5, gracias a lo cual pudo superar al subcampeón de Sochi en 3,5 puntos. El tercer lugar en el podio lo ocupó Daiki Ito, con dos saltos de 93.5 y 96.5 metros. En total, 72 saltadores participaron en la competición.

En otro continente, los americanos también decidieron no mandar a sus mejores saltadores a Hinterzarten para que pudieran participar en el campeonato de Park City, en el trampolín K120. Las medallas de oro las ganaron William Rhoads y Nita Eglund, aunque la mejor en el concurso femenino fue Taylor Henrich.

La canadiense ganó con 117 y 124 metros pero, al no poder optar al título estadounidense, la medalla la recibió Englund. La saltadora de Iron Mountain logró 111.5 y 123.5 metros en sus dos intentos. La medalla de plata fue para Abby Ringquist (109.5 y 115.5 metros) y la de bronce para Nina Lussi (109.5 y 115.5 metros). Entre estas dos saltadoras se situó otra canadiense, Atsuko Tanaka (113.5 y 111.5 metros).

Fue bastante sorprendente que la única campeona estadounidense de la Copa del Mundo, Sara Hendrickson, ocupara tan solo el octavo lugar. En su Instragram escribió: "Creo en el proceso, el plan continúa...", además de felicitar a compatriotas.

La competición masculina se la llevó William Rhoads, con 131,5 y 123,5 metros. La medalla de plata fue a parar a manos de Casey Larson, con 125 y 131,5 metros. Aunque sus saltos fueron más largos, recibió peores notas de estilo y acebó cediendo 4,8 puntos respecto al vencedor. El podio lo completó el canadiense Josh Maurer (117,5 y 133,5 metros), pero la medalla de bronce fue para Keviun Bickner. El plusmarquista esatodunidense saltó 130.5 y 118 metros.

Comparte este artículo

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn