Hace unos días, en el trampolín de Chaux Neuve, tuvo lugar el campeonato de Francia que hubo de ser suspendido en Marzo por las adversas condiciones atmosféricas. El mejor de los saltadores franceses en el trampolín La Côté Feuillée resultó ser, de forma inesperada, Paul Brasme.

La competición la ganó el suizo Kilian Peier, que participó fuera de concurso. Saltó 109,5 y 110,5 metros para un total de 241,9 puntos, superando en punto y medio a Paul Brasme, que aterrizó en los 111 y 109 metros. El mejor de los saltadores franceses en los últimos años, Vincent Descombes Sevoie, perdió 1,7 puntos sobre Brasme. El decimosexto saltador de la pasada Copa del Mundo obtuvo unos resultados de 108 y 110 metros.

Detrás de ellos concluyó otro suizo, el joven de 16 años Olan Lacroix (106 y 105 m., 226,1 puntos), por lo cual la medalla del bronce fue a parar a manos de Maxime Laheurte, un combinado nórdico, que saltó 101,5 y 109 metros, recibiendo 221,8 puntos.

En el concurso participaron 34 deportistas. En la categoría de juniors la victoria fue para Mathis Contamine y Emma Treand.

Fuente: www.skijumping.pl

Comparte este artículo

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn