Días después de coronarse en el K90, el saltador austriaco también se ha proclamado campeón del mundo del trampolín grande, emulando la gesta de Adam Malysz en 2003 cuando el polaco también ganó las dos competiciones individuales del Mundial de Val di Fiemme.

De nuevo había muchos favoritos para ganar el oro en el K116 pero el nombre de Stefan Kraft volvía a cobrar ventaja a priori. El austriaco se ha plantado en Lahti tras una progresión excelente en el tramo final de la temporada y la semana pasada confirmaba los mejores augurios con su triunfo en el trampolín pequeño. Con dos saltos idénticos de 127,5 metros, el austriaco se colgaba su segunda presea dorada del Mundial, nuevamente con toda justicia.

La plata, al igual que ocurrió días atrás, fue para Andreas Wellinger. El alemán, némesis de Kraft en su estrategia de rendimiento para la recta final de la campaña, voló 127,5 y 129 metros para quedarse a escasamente 1,3 puntos de la victoria.

La de bronce volvió a ser la medalla de la sorpresa. Si en el trampolín pequeño fue Markus Eisenbichler, en el grande Polonia recogió finalmente los frutos de toda una temporada. Piotr Zyla lograba la primera medalla individual de su carrera con dos saltos magníficos de 127,5 y 131 metros que le valieron para completar el podio.

Cerca de ese podio se quedaron Andreas Stjernen y Anders Fannemel, en una competición brillante para Noruega en líneas generales, al igual que para un conjunto polaco que terminó con Maciej Kot, Kamil Stoch y Dawid Kubacki también entre los ocho mejores.

Precisamente serán Austria, Alemania, Polonia y Noruega, con permiso de Eslovenia, los que se adivinan como favoritos para la última competición de este Mundial, la prueba por equipos de este próximo sábado.

Resultados Lahti

Comparte este artículo

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn