El saltador alemán cierra en falso la campaña 2016-17 tras sufrir una grave lesión de rodilla durante un entrenamiento realizado en Oberstdorf. Por delante le esperan varios meses de recuperación.

Freund, al que una fuerte gripe ya le había apartado de las últimas competiciones de la Copa del Mundo, se produjo este lunes un esguince del ligamento anterior cruzado y del menisco de su rodilla derecha, que le ha obligado este mismo martes a pasar por el quirófano en Munich.

"La intervención se ha desarrollado con total normalidad y probablemente Freund tendrá que permanecer en el hospital un par de días más antes de iniciar la rehabilitación. Si dicho proceso transcurre sin problemas podría volver a saltar dentro de seis meses", explicaba el doctor Peter Brucker, que ha realizado la intervención.

"En la recepción sentí un dolor en la rodilla derecha y acto seguido me caí. Puesto que notaba que la rodilla no era del todo estable consulté con el doctor Florian Porzig, quien, tras realizarme una resonancia magnética, confirmó el esguince del ligamento anterior cruzado. Está claro que la lesión llega en mal momento, justo antes del Mundial. Mi objetivo era defender el título en Lahti, pero desgraciadamente esto ya no será posible. A lo largo de mi carrera ya he sufrido varias lesiones importantes y sé cómo llevar esta situación. De momento me centraré en la recuperación y después empezaré a prepararme para los Juegos Olímpicos", explicaba el propio Severin Freund en un comunicado de prensa emitido por la federación alemana.

Comparte este artículo

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn