Noticias

Después de terminar la temporada pasada en el puesto 21 de la Copa del Mundo, el saltador alemán ha decidido regresar a su ciudad natal, Oberwiesenthal, después de pasar dos años en Oberstdorf.

La idea de volver a casa surgió durante el Campeonato de Mundo en Seefeld aunque no se la comentó a nadie. Ahora vive en casa de sus padres, en Breitenbrunn, y entrena en el trampolín Fichtelberg bajo la tutela de Tino Haase. El propio Freitag asegura que tiene dos objetivos para la próxima temporada: la edición nº68 del Torneo de los Cuatro Trampolines y el Campeonato del Mundo de Vuelo en Planica.

“Puesto que Oberstdorf organizará el Mundial de 2021, los trampolines van a ser renovados y no podemos utilizarlos”, comenta Freitag.

Cuando se mudó a la región de Allgau, Freitag lo hizo con la idea de poder entrenar allí con un equipo más fuerte, además de tener mejores conexiones con los aviones. Esos dos argumentos no han cambiado, pero el saltador ya mira hacia el futuro una vez que decida terminar su carrera. De todas formas, Freitag confirma que quiere participar en los Juegos Olímpicos de Pekín 2022.

“Creo que podré hacer algo más en mi región. Puede que ayude a ese grupo de saltadores que sigue creciendo en el trampolín Fichtelberg”, explica.

Durante la primavera Freitag tuvo que cumplir con varios compromisos de su patrocinador, pero después participó en dos concentraciones con el equipo, en Predazzo y Hinzenbach, bajo la tutela del nuevo entrenador Stefan Horngacher.

“Me encuentro muy bien, y eso se nota en cómo van mejorando mis saltos. Stefan tiene el plan claramente definido. En comparación con anteriores concentraciones, no ha habido demasiados cambios excepto algunos detalles técnicos”.

Fuente: Freie Presse