Noticias

La crisis económica causada por la pandemia del coronavirus empieza a pasar factura. La federación noruega no contará con un equipo B la próxima temporada 2020-21, lo que deja en una situación difícil a muchos saltadores. Asfixiar la cantera, como bien sabe Finlandia, puede ser muy peligroso.

La federación noruega tiene la necesidad de reducir cerca de 800.000 euros del presupuesto dedicado a los saltos de esquí y ese recorte comenzará por el segundo equipo nacional, el de las jóvenes promesas, al que se conoce como "Toppidrettssatsingen".

"Es muy triste. Esto es horrible, de verdad. Es impensable que un país como Noruega termine en esta situación", afirma Andreas Vilberg, entrenador de ese equipo B noruego que actualmente constaba de 15 saltadores y que siempre ha sido una fuente de recursos inagotable para el primer equipo nacional.

"Es uno de los días más difíciles que he vivido como gestor deportivo. Los deportistas jóvenes y con mayor progresión no van a poder tener las oportunidades y el entrenamiento que se merecen", explica el máximo responsable de la federación noruega, Clas Brede Braathen.

"¿Qué puedo decir? Que es muy triste. El estado de ánimo es bastante malo, tanto el nuestro como el de los saltadores", afirma el entrenador del equipo nacional, Alexander Stoeckl.

 

"Es impensable que un país como Noruega termine en esta situación. Que no sea rentable continuar es realmente absurdo" - Andreas Vilberg, entrenador del equipo B.

Según Braathen, el año pasado el presupuesto del segundo equipo rondó los 300.000 euros. Con el recorte presupuestario, la mayoría de los saltadores ahora entrenarán en los equipos regionales de Oslo, Trondheim y Lillehammer.

Vilberg cree que esta situación influirá muy negativamente en el futuro deportivo de Noruega. "Por desgracia, no hay dinero para continuar. Y esto es muy triste, porque el segundo equipo ha servido para promocionar a muchos saltadores a la Copa del Mundo. Que no sea rentable continuar es realmente absurdo. Cuando los saltadores recibieron el mensaje, se sintieron decepcionados y molestos. Pero no hay nada que podamos hacer al respecto, han decidido que debemos ahorrar dinero. Ahora hay 15 chicos decepcionados. Tendrán un verano completamente diferente al que están acostumbrados", señala el entrenador.

Los saltadores que se ven afectados por la desaparición del equipo B son: Joakim Aune, Mats Bjerke Myhren, Andreas Varsi Breivik, Andreas Buskum, Jesper Odegaard, Eirik Fystro, Rishi Saether, Fredrik Villumstad, Joacim O. Bjoereng, Oscar Westerheim, Sondre Ringen, Sander Vossan Eriksen, Christian Roeste Solberg y Richard Haukedal.

Anders Haare también formó parte de ese equipo la temporada pasada pero afortunadamente ha sido incluido en el equipo nacional para la próxima campaña.

"Ha sido un largo proceso. Hemos gastado tiempo y energía en buscar otras soluciones, pero desgraciadamente eso no ha sido posible", sentencia Alexander Stoeckl. "Es una pena, porque muchos saltadores del equipo A han pasado por esa segunda unidad".

Los deportistas han tratado de proteger ese equipo A lo mejor que han podido. Pero la desaparición del equipo B puede tener consecuencias dramáticas para los noruegos en los próximos años.

Fuente: Dagbladet.no